18 oct. 2011

DÍA 7º: BALCÓN DE PINETA: ASTAZU OR.(3.071M) Y OCC.(3.012M)

- 30 Tresmiles en 10 días -

Tras 6 estupendos días con mis amigos, por valles y picos en torno a los refugios de Ángel Orús, Estós y Portillón, durante los cuales y a pesar del tiempo revuelto, pude ascender a 17 tresmiles; ahora conduzco hasta el Valle de Pineta, con la intención de hacer otros 13 tresmiles en los siguientes 3 días. 
Mapa de esta ruta:

DÍA 7º: BALCÓN DE PINETA: ASTAZU OR.(3.071M) Y OCC.(3.012M)
Fecha: 8-8-2011

Parking Valle de Pineta: (1.275m)
Balcón de Pineta (2.540m) 3h00´.
18º. Astazu Oriental (3.071m) 4h45´.
19º. Astazu Occidental (3.012m) 5h25´.
Lago de Marboré (2.580m):  6h30´.

Desnivel acumulado: 1.880m subida y 630m bajada.
Horario total con paradas: 6h30´.
Distancia: 11 km. aprox.
Salgo del hotel de Benasque antes de las 7 de la mañana. A y media, con tráfico cero, estoy en Ainsa. Por primera vez se muestran ante mis ojos las Tres Sorores con el apaciguado Cinca en su falda.

Las Tres Sorores: Cilindro, Monte Perdido y Añisclo con un 4º pico en discordia a su derecha, el Punta de las Olas.

Por buena carretera llego a Bielsa. Tras tomar café y esperar a las 9 que abran el súper para hacer compras, voy al valle de Pineta.
A las 10 llego al amplio parking vigilado (1,50€ por entrar) previo al del Parador de Pineta. Desde allí salen varias rutas. Al fondo del Valle unas algodonosas nubes amenazan con cruzar la frontera.

A las 10h15´ me enfundo una mochila con 13 kilos y que diga lo que quiera Ángel Nieto, pero en este caso, mejor 13 que 14. Tomo la pista hacia la cascada del Cinca y el Balcón de Pineta. En 30 minutos se llega a un puente que cruza el río Cinca.

Desde aquí sale, por su margen derecha el sendero que sube hasta el Balcón de Pineta.
Dejo a la izq. la bella cascada del Cinca.

Tras 2 horas de ascenso tomo esta foto hacia las Munias y el Robiñera.

A esta altitud ya se ven pocos lirios. Al fondo el valle glaciar de Pineta.
En 3 horas estoy en el Balcón de Pineta. 

Llega la 1ª gran recompensa; ver  el Glaciar del Monte Perdido.
Camino hacia el Lago de Marboré buscando sitio para plantar la tienda.
Aquí,  ¡perfecto!. Con vistas al impresionante y agonizante glaciar de Monte Perdido, por donde mi...

mi querido abuelo, el apasionado pirineista Benito Oliver Suñé, ascendió al Monte Perdido hace ya casi 80 años. Eran otros hielos, otra equipación y otra pasta con la que estaban hechos, él y sus osados compañeros de cordada. 

Volviendo al 2011, dirijo mi mirada a los Astazus. Las nubes no han cruzado la frontera, tengo que aprovechar este buen tiempo. Como algo, dejo sobrepeso en la tienda y sin demorarme más...
Pruebo por este claro canal que termina a pocos metros de la cima del Astazu Oriental (el más alto). Se accede bien a él, pero dentro el  terreno está muy descompuesto, ¡ojo!

Una vez el la  arista todo es disfrutar.
Me vuelvo loco cresta adelante y atrás, todas las vistas son bonitas.
Que pico tan, tan interesante es el Astazu. El horizontal Balcón de Pineta contrasta con las verticales paredes norte  del Cilindro y del Marboré

 y con el blanco vacio que se precipita hasta Gabarnie.

Y con el majestuoso Tallón.  

El sol que aprieta, contrasta con la presencia del glaciar que de vez en cuando cruje para romper el silencio y la soledad en la que me encuentro.
Sigo la cresta, dirección el Astazu Occidental, sin prisas, disfrutando...

Y aquí estoy,  en plena faena, en un Día de montaña perfecto, ansiado, de esos que no olvidas. Y no falta nada.

Colores,

pliegues,

En el último tramos del Astazu Occidental, no hay pasos muy difíciles,

pero todo el recorrido exige extrema precaución

 y girar aquí a la izquierda, no seguir recto.

Y llego al Astazu Occidental.
Desde donde el Circo de Gabarnie toma una grandiosa dimensión dominado por las paredes verticales de la Torre.

Mirada 180º, sin palabras...

y al Monte Perdido

La bajada al collado de Marboré es muy cómoda. Allí me topo con esta señal ???

El agua escoge su camino, se abre paso por la caliza, escapa. 

Lago de Marboré y nuevo refugio de Tucarroya.

Yo, a lo mío. Cenar de Día y dormir de noche,

y soñar con montañas como estas
y  mañana más,
si se puede.



1 comentario: